Fisioterapia Alba Puértolas

Prolapsos ¿qué son y cómo podemos ayudarte?

Anatomía íntima

Hoy en nuestro club hablamos de prolapsos

¿Tú has odio hablar de ellos? ¿Los sufres? ¿Has notado alguna vez una sensación de peso dentro  de tu vagina o de presión en la misma? 

Pues tranquila te vamos a explicar que sucede cuando se produce un prolapso y porque  podemos ayudarte con ello.

Cuando hablamos de prolapsos nos referimos a un órgano pélvico que desciende hacia el exterior, ocupando el canal vaginal.  

Ocurre por el debilitamiento y cese del tejido de sostén (músculos y fascias).

Hay diferentes tipos de prolapso: 

  • Cistocele: es el tipo más común de prolapso pélvico. Ocurre cuando la  vejiga cae dentro o fuera de la vagina. 
  • Rectocele: ocurre cuando hay un desplazamiento del recto dentro o fuera  de la vagina. 
  • Prolapso uterino: ocurre cuando el útero desciende por el interior de la  vagina.  
  • Enterocele: es un prolapso del intestino delgado en la cavidad de la vagina.
  • Prolapso de la cúpula vaginal: es el descenso de la cúpula vaginal, que se produce en mujeres que se les ha extirpado el útero (histerectomía).

Se puede dar unos u otros, o la combinación de ambos al mismo al tiempo. 

También hay diferentes grados de severidad dentro de un prolapso: 

  • Grado 1: ligero descenso en el interior de la vagina. 
  • Grado 2: el descenso alcanza la entrada de la vagina. 
  • Grado 3: el prolapso sobrepasa la entrada de la vagina, la mujer se toca o nota perfectamente el bulto al caminar, sobre todo cuando realiza esfuerzos. 
  • Grado 4: el órgano (vejiga, útero o recto) están completamente fuera, incluso en reposo. 

Los grados varían dependiendo de la posición y la actividad que se le pida a la paciente, de tal  manera que sí solo se valora tumbada y en reposo, puede dar una impresión equivocada sobre el  grado de propaso que tenemos. 

Y desde la fisioterapia, ¿en qué podemos ayudarte? 

  • Fortalecer tu suelo pélvico: es fundamental que el tono y la fuerza de tu suelo pélvico sean los óptimos para poder sujetar todas las estructuras pélvicas, y te daremos las herramientas para hacerlo. 
  • Mejora la gestión de presiones: valoraremos como gestiones las fuerzas y presiones, desde tu abdomen hasta tu suelo pélvico, y en el caso de que no sean las correctas, las corregiremos. 
  • Cambio de hábitos y postura: hay hábitos que no van a favorecer tu prolapso, los identificaremos y te daremos las opciones de cambio más óptimas para ti. 
  • En algunos casos nos ayudamos de los pesarios (en otro post te contaremos que son estos artilugios) para ayudarte en ciertos momentos en que necesitas que no te moleste tu prolapso y donde no puedes evitar ciertos esfuerzos o gestos que le perjudican. 

Que objetivos desde la fisioterapia: 

  • Reducir los síntomas.
  • Mejorar el grado del prolapso en la medida de lo que sea posible. 
  • Evitar la cirugía por el mayor tiempo posible. 
  • Y en caso de cirugía, mejorar la tasa de éxito y las recidivas. 

Quitemos tabús, esto no es solo una patología de personas super mayores ¡PARA NADA!, depende de muchos factores y a veces nos encontramos personas muy jóvenes que ya empiezan con este problema. 

Cuidados con empujar cuando defecamos o damos a luz, haciendo apneas (con el aire dentro y sin soltarlo), son gestos que favorecen la aparición de los prolapsos. 

Y si necesitas más asesoramiento no dudes en escribirnos, nosotras estamos aquí para cuidarte.

¿Te ha gustado este contenido?

Si crees que puede interesar a otras personas, ¡compártelo!

Tips para el cuidado de tu suelo pélvico

¡Suscríbete!

Y llévate de regalo la

Guía de Tips para el cuidado del suelo pélvico
Responsable: Alba Puértolas Dalmau.
Finalidad: enviar boletines con información, novedades, promoción de productos y/o servicios propios o de terceros afiliados.
Legitimación: Consentimiento.
Destinatarios: Mailerlite.
Duración: hasta que te des de baja.
Derechos e información adicional: Puedes ver todos los detalles en la Política de privacidad.