Fisioterapia Alba Puértolas

Neuralgia del Nervio Pudendo, ¿sabes qué es?

Neuralgia del nervio pudendo

El día 9 de febrero se celebró el día de la neuralgia del nervio pudendo, pero ¿sabes qué es?
La neuralgia del nervio pudendo se produce por el atrapamiento del nervio pudendo en algún punto de su trayecto, este proceso lo que produce es dolor pélvico

Se da tanto en hombre como en mujeres, y su incidencia es bastante baja (1/100.000 personas) es una enfermedad poco frecuente y desconocida, pero también es una enfermedad infradiagnosticada.

Dolor pélvico

Cada vez se está investigando más para poder realizar un mejor abordaje, acelerar su diagnóstico y mejorar así su tratamiento. 

¿Cuándo podemos sospechar que podemos padecer neuralgia del nervio pudendo?

Dolor al ir al baño
  • Dolor en relaciones sexuales.
  • Dolor al orinar.
  • Dolor al defecar.
  • Diestesias o paresterias en la zona pélvica.
  • Dolor en zona pélvica.

El dolor se presenta en la zona perineal, que puede ir desde el pene o clítoris hasta el ano. Este suele aparecer o aumentar al estar sentados y mejorar de pie o tumbados.
Las personas afectadas por una neuralgia del nervio pudendo pueden sentir también sensaciones como de agujas, quemazón, descargas eléctricas u hormigueos. 

El nervio pudendo está formado por fibras sensitivas, motoras y del sistema nervioso autónomo, por lo que su afectación puede provocar síntomas diversos también a nivel urinario, sexual y digestivo, como por ejemplo dificultad para orinar, dolor en relaciones sexuales o estreñimiento.

A la hora de hablar del tratamiento la principal vía de la neuralgia del pudendo consiste en farmacología y fisioterapia, en algunos casos puede ser necesaria también la cirugía.  

Una de las causas que pueden provocar ese atrapamiento nervioso del pudendo es que la musculatura del suelo pélvico o glútea esté demasiado tensa, lo cual presiona sobre el nervio y genera esa irritación nerviosa.

Por ejemplo, es el caso de ciclistas, por la presión mantener del sillín de la bicicleta. Otra situación por la que puede darse es tras un parto a causa del sobre estiramiento o presión mantenida.

La fisioterapia puede ayudar mucho en este tipo de proceso mediante ejercicios, terapia manual y técnicas de liberación, para disminuir o corregir la tensión que se produce en el nervio. 

Si te pasa algunos de estos síntomas o conoces a alguien que le suceda, no dudes en llamarnos para ponernos manos a la obra y ayudarte con tu problema.

¿Te ha gustado este contenido?

Si crees que puede interesar a otras personas, ¡compártelo!

Tips para el cuidado de tu suelo pélvico

¡Suscríbete!

Y llévate de regalo la

Guía de Tips para el cuidado del suelo pélvico
Responsable: Alba Puértolas Dalmau.
Finalidad: enviar boletines con información, novedades, promoción de productos y/o servicios propios o de terceros afiliados.
Legitimación: Consentimiento.
Destinatarios: Mailerlite.
Duración: hasta que te des de baja.
Derechos e información adicional: Puedes ver todos los detalles en la Política de privacidad.